“Soy un tío afortunado al que la vida deja elegir”

de

Satisfecho. Así se encuentra Roberto Enríquez tras bajar el telón de Fausto, al que sin duda echará de menos. Un nuevo gran trabajo a las órdenes de Tomaz Pandur. El actor, que lleva 25 años sobre los escenarios, sigue con las mismas ganas de jugar.