El mundo es pequeño, pero no tanto

de

Hay libros que, por un motivo u otro, se acaban quedando en la lista de “pendientes” y se encuentra siempre un motivo para ir demorando su lectura. Eso es lo que me pasó… Sigue leyendo