Corto Maltés navega de nuevo

maxresdefault“Habrá un final para Corto, pero no pienso hacerlo yo, porque Corto Maltés encontrará otro dibujante que le dé vida”, declaraba Hugo Pratt (1972-1995), en una entrevista a El Pais, y con Bajo el sol de medianoche se cumple el vaticinio.

Juan Díaz Canales, guionista, no se lo pensó dos veces cuando Patricia Zanotti, la directora de Cong, empresa que posee los derechos de Hugo Pratt, le invitó a haerse cargo de afrontar una nueva aventura de Corto. Rubén Pellejero, dibujante, que pensó que era una broma cuando Díaz Canales le telefoneó para invitarle a unirse a la aventura, se lo tomó con más calma antes de embarcar, consciente del peso del personaje. El hecho es que Corto Maltés navega de nuevo.

Juan_Diaz_Canales_and_Rubén_Pellejero_-_Lucca_Comics_&_Games_2015

Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero

El título, al más puro estilo Pratt, nos introduce en otra aventura clásica, épica, llena de batallas y traiciones, con el telón de fondo de un tesoro misterioso y salpicada de libros y versos. Antes de morir, Jack London, al que Corto conoce en Manchuria en el álbum La Juventud, deja una carta para Corto en la que le encarga la misión de encontrar a una antigua amante, con la promesa de un tesoro de por medio.

Evidentemente no es Pratt, pero sigue siendo Corto. No se trata de una copia. Sin perder nada de la esencia del personaje, el ambiente, los compañeros de viaje, se advierten sutiles aportaciones tanto de Díaz Canales como de Pellejero que, en lugar de desvirtuar el mito lo hace más contemporáneo sin perder su esencia. En las primeras viñetas irrumpe la silueta petate al hombro, en uno de tantos puertos con las gaviotas de fondo, fular al viento y cigarrillo en los labios que sugieren una sonrisa. Poco a poco, sutilmente, Pellejero potencia su elegancia y porte dandi rebelde a lo James Dean y mejora la estampa con unos paisajes más preciosistas y sofisticados.

corto-maltés-bajo-el-sol-de-medianoche-viñeta«Corto es el amigo que todos quisiéramos tener. Es cínico como todos los antihéroes, pero recoge los valores caballerescos del mundo romántico. No piensa matar por grandes ideales, le importan más las personas que las causas. Es un humanista y respeta al enemigo caído», «Su figura y todos los valores que representa sigue siendo muy necesarios, especialmente hoy en que ciertos conceptos, como lealtad u honestidad, parecen pasados de moda». Con estas declaraciones, ni el propio Pratt lo hubiera expresado mejor, Canales certifica la fidelidad al personaje, al mito, más allá de las formas y los tópicos, y auguran un futuro prometedor a esta evolución, que no copia, de Corto Maltés.

Norma Editorial ha afrontado una gran apuesta por esta obra, participando en el lanzamiento mundial de la misma y ofreciéndola en dos versiones: una normal, a color, disponible en español y catalán, y otra en blanco y negro con un tamaño más grande. Ambas versiones incluyen unos cuantos extras con comentarios de los autores y muestras del trabajo de preparación de Pellejero para este álbum.

Anuncios